miércoles, 29 de diciembre de 2010

Reflexión sobre el Artista

Arte. Es una palabra imposible de definir, al menos hoy en día. Arte puede ser considerado una manera de expresión. Pero... ¿cómo nos expresamos?

La respuesta a esa pregunta es inmensa. Hay mil maneras de expresarse. Pero la que nos importa en este preciso instante es aquella manera de expresarse basada en la sinceridad. Arte, volviendo al principio, es una manera de expresarse por parte de... ¿un artista? Obviamente pero.... Para que realmente sean eso, Arte y artista, debe haber sinceridad. "La base de todo artista es la sinceridad". Debe aprender a conocerse a sí mismo, sus limitaciones y sus virtudes a explotar. No debe simplemente cagar un cuadro y limpiarse para no volver a tocar un pincel, ni vomitar unos versos para no coger una pluma de nuevo en años. Un artista debe explotarse y explorarse sinceramente y expresar lo que encuentre en dicha exploración. Simplemente ser uno mismo y mostrárselo al mundo. Hay cantantes que no saben modular su voz a la perfección. Hay guitarristas que no saben tocarse un solo... sin embargo a la hora de expresarse, son ellos mismos. Pueden hacerlo mejor o peor, eso está sujeto a su experiencia, pero si son buenos artistas, será su forma de expresarse, ni más ni menos.

Hablando de la experiencia, un artista debe estar sujeto a las leyes de esta. No debe dejar de lado la práctica de su arte, sea cual fuere, simplemente debe trabajarlo y adquirir unos conocimientos nuevos cada día mediante dicha práctica, por ínfimos que sean. Debe apreciar el hecho, no de "dar cera, pulir cera" repetitivamente, si no "sentir la cera que das y pulir realmente las imperfecciones de esa cera". Sabio no es el que lo sabe todo, sino el que aprende algo nuevo cada día. No solo lo aprende, sino que lo aprehende, lo incauta y lo hace suyo. A raíz de esa práctica, llegará la inspiración. La inspiración es preciosa, todo el mundo puede estar inspirado, pero dicha inspiración debe venir mientras se trabaja el arte que te inspira. A todo el mundo se le ocurre de vez en cuando una bonita frase o un buen riff de guitarra, pero.... ¿estás escribiendo mientras se te ocurre esa frase? ¿Tienes una guitarra en tus manos para poder crear ese riff que suena en tu cabeza? ¿Puedes llegar a orinar sin un lugar apropiado para ello?

Estas tres preguntas resumen lo siguiente: Si te viene algo natural a la mente, y no estás preparado para plasmarlo de alguna manera, tendrás que aguantártelo y soltarlo en otro momento, pero ya no será sincero ni espontaneo. Ya no tendrás esa base de inspiración sincera sobre la que empezar a trabajar y pulir poco a poco, será una sombra de lo que pensaste. No tendrá su esencia del “aquí y ahora”. Hay quien fuerza esos momentos, hay quien sufre para buscar inspiración, se aprovecha de dicho sentimiento para inspirarse en él. Otros usan la alegría del momento o su rabia interna. Otros usan drogas para encontrar esa inspiración y hasta hay a quien le funciona.

¿Mi opinión? Bendito aquel que puede disfrutar de la vida estando "drogado" de ella sin necesidad de drogarse realmente, pues es un visionario. Las drogas, en cuanto a su uso para crear arte o expresarse artísticamente, están sobrevaloradas. Todo aquel que se inspira mediante una droga, podría hacerlo realmente sin ella. Conozco a un tipo que siempre está puesto de ácido y no ha probado ni el alcohol, por supuesto tampoco el ácido. Es capaz de sentir lo que siente un hombre al comer LSD. No en toda su plenitud pero si en la sana e importante, la sinestesia. Un artista debe sentir lo que hace. Perdón, debe Sentir lo que hace. No sentir que está haciendo algo, sino sentir tristeza si está tocando una melodía triste o llenarse de júbilo al componer una canción alegre. Las drogas, en ocasiones, solo amplifican nuestra sinestesia, nuestra percepción de la realidad.

Decía el poeta/filosofo: "si las puertas de la percepción fueran depuradas, desprovistas de filtros, todo se mostraría ante el hombre tal cual es: infinito". Las drogas nos arrancan esos filtros, eso "controles parentales naturales" de percepción. Por eso, todo aquel que sea capaz de sentir esa sensación sin consumir una droga física, es un Iluminado, un Verdadero Artista.

Así pues, la base de todo artista, según mi opinión, debe ser la sinceridad, el aprendizaje diario y la exploración de uno mismo y su entorno según sus limitaciones. El artista puro, puede buscar inspiración hasta en una piedra, si el momento lo requiere, eso es precisamente lo que lo distingue del resto de los mortales.

1 comentario: