martes, 21 de enero de 2014

Hoy...

...no toco una baraja.

Hoy, pido perdón por anticipado, me apetece cagarme en todo lo que se menea, que diría mi abuelo.
Hoy no tengo el día católico, que diría mi abuela.
Hoy estoy hasta las pelotas, que diría mi padre.
Hoy no me quiero levantar, que diría Mecano.
Hoy te la meto de todas, todas las maneras, que diría Robe.

Que no, que no me encuentro bien. Que hoy no sigo protocolos. Que me sudan las pelotas de no depilarmelas y aun asi me cuestiono por qué siempre llevo dos pantalones. (¿Por el frío?)
Me dan igual los esquemas que tengas en la cabeza. Me dan igual los prejuicios que esta sociedad inepta nos intenta inculcar desde bien pequeños. Que nada es verdad, y que todo está permitido. Que estoy loco y me voy por las ramas, pero cuando toca. Que conecto lo inconectable e invento lo que está por nacer, y me da igual. Que las reglas las ponemos nosotros, y solo nosotros. Que nadie nos diga qué hacer y cómo hacerlo, porque venimos avispados de fábrica. Que la magia lo une todo, y la desfragmentacion de la mente tambien, a su manera.

¿Tanto cuesta entender que no somos tontos? ¿Que en nuestro interior está la solución a todos y cada uno de nuestros problemas? ¿Qué nuestras madres tenían razón cuando nos decían que les daba igual que nuestros amigos se tiraran por un puente?

Somos únicos.

Y como ser único que soy, me duele la cabeza ya de chocarme contra un muro de irracionalidad. Magos que se ríen a las espaldas de sus ídolos en un alarde de pura hipocresía, pagando entrada para reirse de alguien a quien, en realidad, admiran. Músicos que se mofan de otros en borracheras interminables y luego van a los conciertos de los objetivos de sus burlas pagando dinerales... O personas que simplemente no valoran por mucho que se les presente una oportunidad una y otra vez, una y otra vez.

Dicen los periodicos que estamos en crisis. Y yo veo Madrid petado de gente en Navidad llenas de bolsas del Corte Ingles y Bershka. Y las vuelvo a ver en la "cuesta d eenero" con más bolsas aun y tirando todo por los suelos. Y me dan Asco. Con A mayuscula.
He visto a señoras recoger comida de contenedores vestidas con sus mejores abrigos y con bolsas de marca para aparentar que no hacen lo que estan haciendo. He visto a personas mentir a la cara a otras personas por miedo a la verdad, cuando la verdad era aun menos grave que una mentira cualquiera.Estoy hasta las mismisimas narices de ver a gente insultar a otra gente a sus espaldas y que luego en redes sociales todo sean halagos mutuos y que bonito es el mundo.

Y cierro los ojos. Y me abruman más y más imágenes de estupideces que no quiero ni enumerar. Y me canso. Me canso hasta limites insospechados. Y busco apoyo. Y el apoyo, cuando está a distancia,no es más que un lastre aun más pesado que no puedo soltar por miedo a salir volando. E intento dormir, pero un insomnio ya casi okupa me impide conciliar el sueño. E intento escribir, y el puto Word de los cojones no me deja porque ha terminado su periodo de prueba.

Seguramente esta sea la entrada con mas faltas de ortografia que leeras en mucho tiempo en mi mente. Es lo que tiene ser un vago y un romántico en el siglo xxi. Que a veces, y solo a veces, te la suda todo.

Hoy es una de esas veces.

Hoy no toco una baraja, que diría un servidor.