sábado, 7 de mayo de 2011

Noche de reflexiones....

...y mañana de nervios.

De noche la vida cambia de color. Todo es más oscuro y además, borroso. Al no ser que estés tu en mi colchón, que entonces… por “Google” que si es luminoso. Ya no quedan dioses de verdad, ni si quiera cristianos. Aunque este nunca estuvo en realidad, me consuelo en no pensarlo. Miento, miento de nuevo sin haber pensado que si queda, por lo menos, un Dios, mejor dicho, una Diosa, que me tiene encristianizado, por ateo que parezca el caso. Borroso, decía, por causas mayores de daños colaterales y copas-terales. Llega un momento en que no sabes qué hacer con los daños y te los bebes, como el agua, además, pero con cara más amarga.
Si es lo que dice mi madre: “¿Mi hijo? De todo menos sano”.
Y mira que me cuido, pero en lo importante. No me cuido de estar perdido por los lares de los bares y los bares de tus lunares. Lunares descolonizados que mis colonos colonizaran, en forma de mordisco o en formato caricia, me da igual, pero se hará.
¿Quién me diría a mí que llegaría a sentir vergüenza de sentir sentimientos sin consciencia? Pues mi subconsciente me la juega y no puedo más que seguirle de cerca, pues para algo es mío, si no, ¿Por qué me afecta? Dejara de afectarme cuando consiga cazarte, puede que pronto, puede que tarde, pero desde luego, que pienso raptarte.

Si no me crees, pregúntale a mi representante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario